Google+

Las ostras se estresan con el ruido de los barcos y cierran fuertemente su concha

Un nuevo estudio demuestra que algunos invertebrados también son sensibles a los ruidos de baja frecuencia emitidos por los buques de carga, como es el caso de las ostras, protagonistas de #Cienciaalobestia, que cierran sus conchas como señal de estrés para proteger sus blandos cuerpos.

Además del problema de las basuras en los oceános, del cual la sociedad está cada vez más concienciado, existe la preocupación por la contaminación acústica que genera problemas importantes en la biodiversidad marina.

Hasta ahora, los científicos pensaban que los grandes mamíferos marinos eran los animales más perjudicados por el ruido submarino provocado por el tráfico de grandes barcos y la explotación marina, entre otros. Pero en realidad no son los únicos.

Un estudio, publicado en la revista PLoS ONE, revela que los sonidos también son percibidos y «escuchados» por algunos moluscos bivalvos, como las ostras, que ante los ruidos de baja frecuencia, cierran sus conchas como señal de estrés.

Las ballenas no son las únicas afectadas

“La contaminación acústica en los océanos es un problema creciente y todos hemos oído hablar de su impacto en las ballenas”, afirma Jean-Charles Massabuau, autor principal del trabajo e investigador en la Universidad de Burdeos (Francia).

“Pero los océanos están repletos de diferentes tipos de animales. ¿Cuáles son sus capacidades de percepción del sonido?”, se cuestiona Massabuau.

Para responder a esta pregunta, el equipo de investigadores analizó en el laboratorio el impacto de este tipo de ruido submarino en 32 ejemplares de ostras. Los científicos usaron un altavoz para reproducir los sonidos bajo el agua en un rango de diferentes frecuencias.

El estrés producido por las bajas frecuencias

Los investigadores evaluaron los comportamientos de estos moluscos ante los diversos sonidos, y contabilizaron las veces que estos cerraban sus conchas, y en qué momento lo hacían. La posición de la concha indica el índice de bienestar de estos invertebrados; ante las amenazas las cierran rápidamente.

Los resultados mostraron que ante sonidos entre 10 y 1.000 Hz, las ostras cerraban repentinamente sus conchas. Su máxima sensibilidad se situaba a bajas frecuencias, es decir entre 10 y 200 Hz.

En general estos animales están acostumbrados a las vibraciones de las olas y las corrientes, y además pueden ‘escuchar’ señales de la marea para reaccionar. Sin embargo, los sonidos de baja frecuencia producidos por los buques, las explosiones, la investigación sísmica y las turbinas eólicas, entre otros, confunden a las ostras.

En el caso de pequeñas embarcaciones recreativas y motos acuáticas, los sonidos son demasiado altos para que las ostras los perciban, concluyen los investigadores.

Actualmente (2013) Crónica Norte tiene una media de 46.000 visitantes diarios y más de 9 millones de páginas vistas al año.
Con un crecimiento constante a lo largo de los últimos 3 años. Nuestra política comercial aúna las ventajas de los visitantes webs y los lectores de la revista de papel con una tirada de 15.000 unidades y 45.000 lectores de media al mes.
Además ofrecemos campañas personalizadas y multisoporte: papel + web + newsletter + video + social media. inclusive servicios de streaming profesional.

Nos comprometemos a estudiar su caso y ofrecerle la mejor opción con ofertas muy atractivas.
PUEDE LLAMARANOS: 916 280 644 o 639706623
Si Vd tiene un negocio o empresa consulte nuestras ofertas y posibilidades aquí Le informaremos con detalle para que sus productos y servicios sean conocidos por la audiencia de Crónica Norte. Gracias ;)
Puedes conocer más pinchando en