Chocolate con Chispas, el que menos engorda​

Un trabajo de investigación ha permitido conseguir hacer más saludable el chocolate reduciendo su volumen de grasa con el uso de la electricidad. Los autores explican que ahora los fabricantes podrán contar con un procedimiento para reducir la grasa sin tener que modificar la composición y cualidades organolépticas del chocolate.

chocolate
© John Loo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Temple (Estados Unidos) ha logrado reducir la grasa del chocolate entre un 10% y un 20%, aplicando un campo eléctrico en la dirección en la que fluye el chocolate líquido durante el proceso de elaboración, manteniendo una textura adecuada y un flujo correcto dentro de los conductos sin que exista riesgo de que se puedan obstruir. Esta es una opción para aquellos fabricantes de chocolate que han querido reducir la cantidad de grasa que contiene este producto fruto de la combinación de sus componentes, mantecas vegetales, azúcar, sólidos lácteos, cacao, etc.

chocolate
© peter pearson

La electricidad reduce la grasa

La aplicación del campo eléctrico en el sentido en el que fluye el chocolate provoca que las partículas sólidas de cacao se agrupen en cadenas cortas y esferoides de tipo alargado que se mueven de forma más aerodinámica. Con este procedimiento se consiguen satisfacer las necesidades de la industria durante el proceso de elaboración, y satisfacer a aquellos consumidores que demandan chocolate con un contenido en grasa más reducido. Por tanto, es posible que no pase mucho tiempo para que veamos en el mercado nuevas variedades de chocolate elaborados con los mismos ingredientes tradicionales, pero hasta con un 20% menos de grasas. El chocolate es un alimento deseado por una gran mayoría de consumidores, los investigadores explican que si no fuera por su contenido en grasa, se consumiría mucho más, por lo que el descubrimiento puede marcar un antes y un después en las ventas y consumo del producto.

La electricidad aplicada al flujo de chocolate reduce la viscosidad y la grasa, pero aumenta la densidad de las partículas de modo que se logra mantener un flujo adecuado a través de los conductos en la fabricación. Hay que decir que esta técnica también se podría aplicar a otros líquidos en los que se tenga que reducir la viscosidad, de hecho, en estudios anteriores los expertos han logrado mejorar el transporte de crudo a través de los oleoductos, o hacer menos viscosa la sangre para prevenir ataques al corazón mediante un campo magnético.

 

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!