El puente «romano» de Valdemaqueda, senderismo familiar

La Sierra Oeste de Madrid esta  como olvidada de los destinos  tipicos de naturaleza en nuestra Comunidad. No es que el gobierno regional se haya olvidado de ella, eso es otro cantar. Es simplemente que exceptuando el madrileño que tiene allí su segunda residencia y la disfruta. El resto no la tiene en su pequeña lista de lugares a disfrutar en las cercanias, la mayortia prefiere recorrer el Guadarrama y sus cumbres , el lozoya y su valle o últimamente la sierra Norte o del Rincón.

Pero la Sierra Oeste es un paraiso en si.  Situada en el limite de cuatro provincias y como terreno de transición entre el Guadarrama y Gredos  sus alomadas montañas configuran un perfil más o menos suave de sierras con distintas orientaciones.

Tierra de pinos

Portentosos encinares, y extensismos pinares son los reyes vegetales de estas sierras.

Entre los pinos cabe destacar tres clases de pinos en estas latitudes: El pino Silvestre que con su tronco asalmonado y largo es facíl de distinguir, el Pino Negral o resinero que escala hasta las más altas cotas y que en las riscas de este pueblo se ha explotado su resina hasta hace muy poco. Y por último el que manda en estos lares el inconfundible Pino piñonero con su gran porte (hasta 30 metros de altura) y su copa redondeada, con las largas hojas aciculadas de hasta 20 cm y sus garndes piñas con piñones comestibles.

En primavera la dehesa de Robledo o Valdemaqueda se viste de Jara, de Lavanda, y la retama entra en flor.. . Todo un espectaculo, una armonia de fragancias que acompañan y agradan el paseo

El influjo del río Cofio

La ruta que les proponemos se puede hacer también en otoño, yo les recomiendo esperar  a que pasen las primeras lluvias, para el suelo se alfombre con la clasica hierba otoñal que agrada a la vista y agradece el pie. El campo se vuelve más generoso con estas lluvias y ofrece como regalo las oportunas setas.  también el camino se amortigua y se hace más llevadero que con tanto polvo. Además las lluvias ahuyentaran el olor a ceniza de los bosques aledaños castigados por el horror.

La misma parte desde el mismo Valdemaqueda y lellevara durante escasas dos horas de paseo hacia el puente romano   rodeando el cerro de san Pedro el Boquerón, el Cofio será su compañero de ruta una buena parte del camino, hasta llegar al hermoso paraje donde se encuentra el puente “Mocha” donde tomara el camino de vuelta hacia el lugar de origen. Una ruta suave de poca dificultad para hacer con niñós y de paso inculcarles el necesario respeto y devoción a la naturaleza.

Disfruten y me cuentan.

 

Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell
Ángel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 34 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!