Incluir en el etiquetado el impuesto a las bebidas azucaradas disminuiría su consumo según un nuevo estudio

Un estudio publicado en la revista Psychological Science  asegura que las bebidas azucaradas deberían mencionar que están gravadas con el impuesto del azúcar, pero sin indicar la cuantía del gravamen, lo que ayudaría a desincentivar la compra.

El estudio ha sido desarrollado por expertos del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de San Francisco, la Universidad del Estado de Ohio y la Harvard Business School.

Impuesto por azúcar

En él consideran que las bebidas azucaradas deberían mencionar que están gravadas, es decir, los consumidores deberían poder ver claramente que están pagando un impuesto por su contenido en azúcar.

Para los investigadores resulta un error fatal que no se comunique esta cuestión, ya que el gravamen por sí solo ya reduce el volumen de ventas, pero si además se comunica, se adquiere más conciencia del sobrecoste y con ello se logra que no se abuse de estas bebidas.

Muchos gobiernos han introducido impuestos especiales sobre bebidas azucaradas para reducir la compra y el consumo de tales bebidas. Sin embargo, normalmente no estipulan cómo deben comunicarse dichos impuestos en el punto de compra.

Los datos históricos, de campo y experimentales que constan de más de 225,000 decisiones de compra indicaron que la introducción de un impuesto a las bebidas endulzadas con azúcar de 0.01 dólares por onza, sin destacar en las etiquetas de precios, no tuvo un efecto significativo en las compras. Sin embargo, cuando se agregó la frase «incluye el impuesto a las bebidas azucaradas» a las etiquetas de precios con impuestos incluidos, las compras disminuyeron.

El estudio demuestra que si saben que les cobran el impuesto consume menos

En la ciudad de San Francisco las bebidas azucaradas se gravan con un centavo cada 20 gramos de bebida, es decir, una lata de 33 cl se grava con 12 centavos. Los investigadores llevaron a cabo un estudio de ocho semanas de duración en dos tiendas de alimentación y bebidas, en el que utilizaron tres tipos de etiquetado para las bebidas azucaradas.

La primera etiqueta simplemente indicaba el precio de la bebida, la segunda mostraba el precio acompañado con el mensaje «incluye el impuesto a las bebidas azucaradas», la tercera mostraba lo mismo que la segunda pero con una descriptiva ampliada en la que se mencionaba que los ingresos de dicho impuesto se destinarían a apoyar programas de estudiantes universitarios locales. El resto de bebidas que no estaban sujetas al impuesto, únicamente mostraban su precio.

Los expertos realizaron comparativas de las ventas de bebidas que se realizaron a lo largo del estudio, con las ventas de las dos semanas anteriores a su puesta en marcha, además, realizaron una comparativa con las ventas que se realizaron en los dos últimos años antes de que entrara en vigor el gravamen. Los resultados mostraban que las ventas de este tipo de bebidas dos semanas antes del estudio no fueron más bajas en comparación con las ventas antes de que se introdujera el impuesto.

Comparte esta noticia en tu red preferida

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Puede Interesarle...

36,230FansMe gusta
7,541SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!