La carga inalámbrica y la transmisión de información entre dispositivos mediante NFC pronto será una realidad

Una antena NFC será todo lo que los dispositivos inalámbricos IoT necesiten para cargarse por la vía contactless. Con potencias de hasta 1 vatio, gestionaría tanto la transmisión de información como la transferencia de energía.

Tanto el NFC como la carga inalámbrica son dos de los requisitos más habituales a la hora de comprar un nuevo smartphone a prestar atención, pues no todos lo llevan. Ahora que las capacidades de contactless son ya casi una norma en los móviles y accesorios más recientes, y no tanto la carga inalámbrica, se abre una puerta a la carga inalámbrica por NFC.

Así lo ha aprobado esta semana el NFC Forum, la alianza que mantiene el estándar de Comunicación de Campo Cercano –NFC, de Near Field Communication, en inglés–. Con la nueva especificación de carga inalámbrica, se habilitan unas pequeñas capacidades de carga a través de este estándar.

NFC será suficiente para cargar accesorios de forma inalámbrica


Ejemplos concretos son los de los accesorios Bluetooth como auriculares True Wireless que se cargan a través de su estuche, o bien el de smartwatches. Estos pueden apoyarse sobre un dispositivo móvil con capacidad de carga inalámbrica inversa, es decir, que sea el móvil el que comparte su energía almacenada a las más pequeñas baterías de los accesorios.

carga inalámbrica

En este caso, el NFC Forum afirma que esta técnica permitirá capacidades de carga de hasta un vatio. Es por esto que quedaría instantáneamente limitada a accesorios, más que a los móviles en sí mismos. Una batería de móvil tradicional cuenta con unos 15 Wh, por lo que necesitaríamos 15 horas para cargarla completamente.

En su lugar, por ejemplo los más recientes Galaxy Buds+ cuentan con una batería de unos 270 mAh en su estuche. O lo que es lo mismo: unas 15 veces inferior que la de un móvil típico cuya capacidad es cercana a los 4.000 mAh–. Por tanto, se espera que el tiempo de carga se vea reducido acordemente.

Una antena, dos funciones


El nuevo estándar utilizará una única pieza de hardware para realizar tanto comunicación como gestión de energía. La misma antena, sintonizada a una frecuencia de 13,56 MHz, será la encargada de enlazar la carga y canalizar la energía. Se prevee así ahorrar en componentes físicos y en espacio, favoreciendo el sellado de los dispositivos, que podrían evitar la carga mediante cable al completo.

Según Koichi Tagawa, el presidente del NFC Forum, «la carga inalámbrica por NFC es verdaderamente transformadora porque cambia la forma en que diseñamos e interactuamos con pequeños dispositivos alimentados por baterías, ya que la eliminación de enchufes y cables permite la creación de dispositivos más pequeños y herméticamente sellados».

Todavía no se han hecho públicos los requerimientos concretos de esta nueva vía para cargar los dispositivos electrónicos e IoT. No obstante, todo apunta a que será necesario un nuevo chip NFC y soporte específico a esta característica. No esperamos, por tanto, que sea suficiente con el NFC actual y una actualización por software.

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!