La obra del fotógrafo Paul Strand en la Fundación Mapfre

La obra de Paul Strand llega a la Fundación Mapfre. Hasta el 23 de agosto los madrileños y visitantes podrán disfrutar de seis décadas del trabajo de uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX.

© Mapfre, 2013
© Mapfre, 2013

La retrospectiva realiza un recorrido cronológico por las seis décadas que abarcó su carrera (1910s-1960s) narrando desde los esfuerzos iniciales del artista por establecer la fotografía como forma clave de expresión artística independiente, hasta la madurez de sus distintivos retratos de personas y lugares que, a menudo, adquirieron la forma de libros impresos.

La obra se podrá ver hasta el 23 de agosto en la Fundación Mapfre (Bárbara de Braganza, 13), de martes a sábado de 10:00 a 20:00 horas, y los lunes de 14:00 a 20:00 horas. Los domingos y los festivos la sala abre de 11:00 a 19:00 horas.

Paul Strand (Nueva York, 1890 – Orgeval, Francia, 1976), considerado como uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, se introdujo en la fotografía como un estudiante de secundaria en la Ethical Culture School de la ciudad de Nueva York. Su primer profesor de fotografía, Lewis Hine, le inculcó un profundo sentido de compromiso con la mejora de la sociedad civil.

Fotografías con compromiso político

Su trabajó se caracterizó por una marcada motivación social y compromiso político, manifestados en su continua voluntad por retratar el conflicto humano. Además buscaba continuamente extraer de la fotografía todo su potencial artístico, se fijaba en artistas de vanguardia, buscaba referentes para un arte fotográfico que aún no existía: Cézanne y Van Gogh le enseñaron a Strand la composición de las líneas, formas y colores.

Entre 1915 y 1917 exploró la abstracción fotográfica, comenzando lo que denominó como los experimentos “formales” o “abstractos”: creando ampliaciones inusuales de detalles encuadrados, o buscando la simplificación de las formas. Además, en esta época se centró en temáticas clave como la fotografía a pie de calle y el retrato anónimo.

© Mapfre, 2013
© Mapfre, 2013

En la década de 1920 y comienzos de los años treinta exploró el papel de la cámara como máquina moderna de incomparable objetividad y capacidad para el detalle.

Entre las obras más emblemáticas de esta época se encuentran los primeros planos tomados a su primera esposa Rebecca Salsbury: su cabeza, su cuello o sus hombros desnudos.

Los primerísimos planos que Strand había empleado en la serie de fotografías abstractas y en las mecánicas, serán ahora sustituidos por planos generales, adecuados a la naturaleza del paisaje urbano que se proponía capturar.

En los años cuarenta el artista retoma la fotografía para hacer extensas series que finalmente presentaría en forma de libros. Concebidas como retratos, estas series muestran el modo en que el pasado y el presente conforman una región, un pueblo o un país entero.

Más información aquí.

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!