Los efectos secundarios de la quimioterapia y radioterapia pueden aparecer años después de finalizar el tratamiento

El hospital Niño Jesús de Madrid realiza un seguimiento de los niños que han superado el cáncer para prevenir enfermedades crónicas

La Comunidad de Madrid, a través del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, dispone de la única Unidad de Seguimiento para niños que han superado un cáncer infantil, y prevenir así enfermedades crónicas posteriores o efectos secundarios. Los avances en el diagnóstico y tratamiento han aumentado la población de supervivientes de cáncer infantil, lo que hace necesario una Unidad que realice un seguimiento de los casos. En oncología pediátrica la supervivencia global a los 5 años es mayor del 80%, y en torno a un 75% a los 10 años.


Desde hace dos años esta Unidad, pionera en España, realiza un seguimiento de estos pacientes de manera sistematizada, atendiendo a su enfermedad oncológica y a las posibles complicaciones que pueden surgir por el tratamiento oncológico recibido en una edad tan temprana.

Posibles efectos secundarios y segundos tumores

La quimioterapia, la radioterapia, el trasplante o la cirugía pueden desarrollar efectos secundarios y segundos tumores, unos efectos que pueden aparecer años después de terminar el tratamiento. El riesgo de complicaciones tardías dependerá del tipo de enfermedad oncológica y del tratamiento específico recibido. Los efectos adversos, en algunos casos, pueden afectar a casi todos los órganos. En niños también pueden producirse alteraciones tanto en el desarrollo físico como psicológico y cognitivo.

efectos secundarios Hospital Niño Jesús
Visita del Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid al Hospital Niño Jesús

3 de cada 4 supervivientes de cáncer infantil presentarán algún efecto adverso tardío

Según los datos recogidos en la consulta de la Unidad de Supervivientes de Largo Plazo del Hospital Niño Jesús, tres de cada cuatro supervivientes de cáncer infantil presentarán algún efecto secundario tardío. El hecho de haber tenido cáncer en la infancia aumenta ocho veces el riesgo de desarrollar una enfermedad crónica.

En este sentido, el Hospital Niño Jesús ha comenzado un estudio para evaluar el riesgo cardiovascular en niños supervivientes del cáncer. Los tratamientos oncológicos triplican el riesgo de eventos cardiovasculares a medio plazo y las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de morbimortalidad. En la primera fase se estudiará el riesgo asociado al tratamiento mediante una valoración clínica y analítica, y se evaluará su capacidad física. En la segunda fase se realizarán estudios genéticos en los niños con factor de riesgo, lo que permitirá crear una guía de seguimiento adaptada a los hallazgos de nuestros supervivientes.

El sobrepeso es una se las posibles secuelas

La obesidad o sobrepeso es otra de las principales secuelas que puede dejar el tratamiento. Casi un 20 por ciento de los largos supervivientes de cáncer pediátrico tienen ese problema, que aumenta el riesgo de padecer hipertensión arterial, diabetes o cardiopatía isquémica. Una de las labores de esta Unidad es que adquieran hábitos de vida saludable y realicen ejercicio físico.

Dificultades de concentración, otro de los efectos secundarios

En la esfera psicosocial de los supervivientes hay que destacar que se encuentran frecuentemente dificultades para realizar un correcto reajuste a ‘la normalidad’ tanto del paciente como de la unidad familiar. Es fundamental detectar problemas relacionados con el rendimiento académico, ya que por el tratamiento médico recibido (radioterapia fundamentalmente) pueden tener dificultades en la concentración, el aprendizaje y la memoria.

En los pacientes oncológicos pediátricos se invierten muchos recursos tanto económicos como sociales, pero una vez que estos pacientes finalizan dicho tratamiento oncológico activo ‘eran olvidados’. En este colectivo de supervivientes es esencial realizar estrategias para promover la salud y asegurar su correcta reinserción a la sociedad.

La pérdida de seguimiento de estos pacientes que han superado el cáncer tiene consecuencias negativas tanto para ellos como para los profesionales sanitarios. Sin este seguimiento los estudios a largo plazo en oncología pediátrica son menos potentes y pueden incluir sesgos.

Aurora Cancela Pérezhttp://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Trabaja en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Debe leer

La reducción de la contaminación por el confinamiento en grandes ciudades se percibe desde el espacio

En comparación con marzo del año pasado, las últimas observaciones del satélite europeo Sentinel-5P muestran un acusado descenso en las contaminación...

La relación del COVID-19 con la pérdida del olfato y alteración del gusto de los afectados

Cerca del 80% de los pacientes diagnosticados por COVID-19 refiere una pérdida total del sentido del olfato y el 88% algún...

El Ayuntamiento de Colmenar se iluminará de verde en agradecimiento a los profesionales que combaten el COVID-19

El Ayuntamiento de Colmenar Viejo se iluminará de verde desde hoy, de 20:00 a 23:00h., como muestra de agradecimiento a personal...

Alcobendas crea una web para recoger iniciativas solidarias en las que se puede colaborar o de las que recibir ayuda

Activando la solidaridad de Alcobendas frente al Covid-19, ‘Alcobendas Solidaria’ es un espacio donde conocer todas las iniciativas solidarias ciudadanas e...

El Ayuntamiento de Sanse utilizará más cañones de ozono para intensificar la desinfección de Coronavirus

El Gobierno de Sanse continúa movilizando todos los recursos posibles para minimizar los riesgos de contagio en la ciudad y garantizar...
32,152FansMe gusta
7,150SeguidoresSeguir
929SuscriptoresSuscribirte

Instagram