Madrid promueve el modelo holandés para ir a trabajar en bicicleta y tren, de forma barata y sostenible

Madrid sigue buscando la forma de motivar a sus ciudadanos para que se muevan de una forma más sostenible y a puesto el punto de mira en Holanda. Donde la gente se mueve principalmente en bicicleta, sin embargo los madrileños recorren gran cantidad de kilómetros diarios para llegar a sus trabajo y vuelta a casa, por ello se propone combinar el transporte público como el tren y la bicicleta.

Cada día vemos nuevas maneras de movernos, más eficientes, baratas, sostenibles y otro pro, la facilidad de aparcamiento como es el caso de patinete eléctrico y otras formas que han llegado para quedarse, pero a la bicicleta le queda todavía mucho que aportar, especialmente en nuestro país y si nos estamos planteando ir en bicicleta al trabajo.

Uno de los mayores problemas de vivir en la Comunidad de Madrid son las enormes distancias que por lo general hay entre la casa y el trabajo. Se emplea una media de 62 minutos los que utilizan el transporte público y, los que van en coche, la mitad de los conductores tardan entre 30 y 60 minutos.

Si no conseguimos vivir más cerca de donde se trabaja y si vamos a seguir con este modelo, lo más eficiente en términos energéticos y de sostenibilidad es trasvasar al mayor número de trabajadores (sobre todo los que van en coche) a la intermodalidad bicicleta + tren.

No una bici, si no dos

Pero no una simple intermodalidad que sales de casa con tu bici, la metes en el tren con el resto de usuarios y la última milla la haces en bici hasta tu trabajo, sino que hace falta adoptar el modelo holandés. Este modelo no es ni más ni menos que tener dos bicicletas en lugar de una que nos conecte a las estaciones de Cercanías más cercanas de casa y del trabajo.

Para adoptar este modelo, los españoles tenemos que mejorar mucho tanto en infraestructuras como en civismo ya que cualquiera sentiría cierto rechazo a dejar su bicicleta en una estación pública, al alcance de cualquiera, y más la que se queda en la estación del trabajo, durante la noche y fines de semana. Cierto que los holandeses cuentan con infraestructuras de aparcabicis cubiertos y vigilados que eso anima a cualquiera, pero de momento tenemos que adaptarnos a lo que tenemos.

Un modelo para todos los bolsillos

Desde luego no es necesario tener la mejor bici, la más veloz, ligera y con más marchas. Este modelo de transporte sostenible se adapta a todos los bolsillos ya que una bicicleta de segunda mano se puede encontrar por unos euros. El siguiente paso es adquirir dos candados pero no hay que escatimar en gastos y que tengan un alto nivel de seguridad. Por 45-60€ los hay de alta calidad y son complicados de ser cortados. Eso da mucha seguridad y la percepción psicológica también es más relajada al usar candados buenos con bicicletas malas. No es despreocupación total pero se le acerca.

Por último, hay que modificar y reducir si usamos varios medios de transporte público, para solo utilizar en origen y destino siempre y cuando nos venga bien, estaciones de Cercanías en combinación con las bicis. Aunque se podría aplicar lo mismo y hacerse con estaciones de Metro en caso de venir bien, esta opción permite un ahorro extra al pasarse del actual abono de transportes al desconocido abono mensual de Cercanías y solo utilizando el tren dejando de usar el autobús y Metro para reducir gastos.   

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!