Un gen asociado a delgadez incrementa la enfermedad cardiovascular y la diabetes tipo 2

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que el gen IRS1, asociado a una menor grasa corporal, incrementa –paradójicamente– el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2. Según la Dra. Belén Peral, investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols (CSICUAM) que participó en el estudio, “el hallazgo es más evidente en hombres que en mujeres, ya que estos acumulan menos grasa bajo la piel y más grasa visceral”

Ser un individuo delgado no siempre significa tener un bajo riesgo de padecer enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2, o enfermedades cardiovasculares. Así lo demuestra un estudio publicado en la revista Nature Genetics por un consorcio de investigadores de 72 instituciones científicas pertenecientes a 10 países, liderado por la Dra. Ruth Loos de la Unidad de Epidemiología del Medical Research Council, en Cambridge, Reino Unido.

El trabajo se basa en estudios de asociación genética para buscar posibles correlaciones entre 2,5 millones de variantes génicas a lo largo de todo el genoma humano y el porcentaje de grasa corporal de más de 75.000 personas (mujeres y hombres de distintos países).

Además de confirmar la implicación de un gen previamente asociado con obesidad –denominado FTO (fat mass and obesity associated)– el trabajo logró identificar dos nuevas regiones en el genoma asociadas a la cantidad de grasa corporal: una cerca del gen SPRY2 (sprouty homolog 2, Drosophila) y otra cerca del gen IRS1 (Insulin Receptor Substrate 1).

La variante analizada con mayor detalle por los científicos en el estudio fue la relacionada con el gen IRS1, ya que este no solo indica una menor grasa corporal sino que, a su vez, predispone a padecer enfermedades metabólicas y cardiovasculares comúnmente asociadas a la obesidad.

Para la Dra. Belén Peral, investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols (CSICUAM), y firmante del artículo en cuestión, el estudio ha revelado otro hallazgo sorprendente: “la asociación entre la variante del gen IRS1 y la menor grasa corporal ocurre mayoritariamente en hombres, lo cual significa que aquellos hombres que portan en su ADN este polimorfismo específico son a la par que más delgados, más susceptibles de padecer enfermedades metabólicas, como la diabetes tipo 2, y enfermedades cardiovasculares”.

Menos grasa en la superficie pero más grasa en el interior

¿Cómo se explica que una variante en un gen asociada a menores cantidades de grasa corporal pueda a su vez resultar perjudicial para el organismo? Para dar respuesta a esta pregunta, los científicos investigaron la distribución de grasa corporal en personas portadoras de la variante en el gen IRS1, y encontraron que esta variante del gen reduce solamente la grasa bajo la piel (grasa subcutánea), pero no la más dañina para el organismo, que es la que rodea los órganos en el abdomen (grasa visceral).

Los autores argumentan la posibilidad de que las personas con esta variante del gen son menos capaces de almacenar la grasa subcutánea, y que por tanto deben almacenar la grasa en otras partes del cuerpo donde puede interferir con la función normal de los órganos. Este fenómeno ocurriría con mayor frecuencia en hombres, ya que acumulan más grasa visceral en el abdomen, situación que resulta más perjudicial para el organismo que la alternativa “femenina” de aumento del tejido adiposo subcutáneo, fundamentalmente en la región gluteo-femoral.

La Dra. Peral explica así por qué resulta más dañino para el organismo el incremento del tejido adiposo visceral que el del subcutáneo: “Cuando el tamaño del tejido adiposo visceral supera unos límites, los ácidos grasos son liberados al torrente sanguíneo y se acumulan en el hígado donde contribuyen a generar resistencia a la insulina, lo que favorece la diabetes tipo 2, las alteraciones en los lípidos y la hipertensión arterial. Estos ácidos grasos también llegan a otras partes del organismo, como el páncreas, los músculos o el corazón, que se infiltran de grasa. Además, las células del tejido adiposo visceral, denominadas adipocitos, producen sustancias proinflamatorias que conducen a la aparición de problemas vasculares. La cardiopatía isquémica es sólo una de las múltiples posibles consecuencias”.

Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

La importancia de la información genética

Nuestra composición genética puede ayudarnos a determinar si estamos predispuestos a ciertas enfermedades, pero no hay que olvidar que la alimentación y la actividad corporal también juegan un papel vital en el mantenimiento de una buena salud. “Cuando hablamos de obesidad y otras patologías derivadas del sobrepeso, sabemos que se trata de trastornos multifactoriales en los que los genes juegan un papel importante, de ahí la importancia de profundizar en el estudio de esta materia para abrir nuevas dianas terapéuticas en la lucha contra esta epidemia. Pero no son los únicos causantes; los hábitos de vida como alimentación, el sedentarismo, un buen estado psíquico y multitud de factores ambientales pueden ayudar a contrarrestar sus efectos o al menos mitigarlos”, concluye la Dra. Peral.

La Dra. Belén Peral colabora en las asignaturas de Bioquímica Experimental I y II de la Licenciatura de Bioquímica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y en los tres másteres de Biociencias Moleculares de la UAM: Biomedicina Molecular, Biotecnología y Biología Molecular y Celular.

Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell
Ángel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 34 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

5 COMENTARIOS

  1. felicitaciones, artículos como estos darán batalla contra toda la información erronea y facilista que abunda en estos medios y que lejos de ayudar, empeora esta grave pandemia que es la Obesidad. Gracias por colaborar con la causa
    Esteban

  2. Artículos como este hacen que la Obesidad pueda ser tratada más seriamente, ya que rompe con las creencias populares que una dietita de 600 calorías durante un mes soluciona todo. Muchas gracias

  3. Muy clarificador este artículo, la verdad no tenía conocimiento al respecto. Pienso que informaciones de esta naturaleza contribuye a crear más conciencia en cuidar mejor de nuestro cuerpo en alimentación apropiada, más actividad física, además de conocer nuestra composición genética. Para prevenir antes que curar. Gracias por su colaboración.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!