¿Cómo evitar sufrir accidentes con la olla exprés?

La olla a presión (exprés o rápida, como también se la conoce) es una muy útil herramienta de cocina, que nos permite reducir enormemente el tiempo que pasamos entre fogones. Es también un utensilio seguro, pero que si tiene algún defecto o se utiliza mal puede resultar muy peligroso.

Aunque no existen estadísticas sobre la frecuencia con la que se suceden este tipo de accidentes, basta consultar la hemeroteca para comprobar que, aunque son raros, se dan con cierta frecuencia. Accidentes menores, pero que acaban con quemaduras graves, se dan todos los meses. Pero como todo instrumento de cocina, hay que saber utilizarlo. Y basta con seguir unas sencillas claves:

El estado de la olla es importante

Aunque se utilice mal la olla, los modelos actuales tienen dos o tres válvulas para evitar que, en ningún caso, esta pueda explotar. Los problemas pueden darse cuando la olla es antigua, pero, sobre todo, cuando está en mal estado.

Debemos revisar periódicamente que la válvula sube y baja correctamente (o en los modelos con válvula giratoria esta no está obstruida); que la goma no esté agrietada y que la tapa cierra bien.

Leer el manual de uso ayuda

Los fabricantes advierten que nunca se deben llenar las ollas a presión con alimentos ni líquidos por encima de dos tercios de su capacidad.

Esto debe hacer siempre para que no se obture la válvula si, por ejemplo, bloquea esta un alimento solido (algo casi imposible con las válvulas actuales, pero, aunque raro, posible en modelos antiguos). Hay que tener en cuenta, además, que si lo que vamos a cocinar son legumbres o arroces, cuyo volumen aumenta al absorber el agua, hay que ser aún más prudentes y no superar la mitad de la capacidad de la olla.

Bajar el fuego cuando alcance su máxima presión

Cuando la válvula alcance tres anillos (en los modelos nuevos) o la válvula gire y suene un silbato (en los modelos antiguos) es importante bajar la potencia del fuego en el que estamos usando la olla. Cuando se alcanza la presión máxima las válvulas dejan escapar la presión, precisamente para que la olla no explote, pero si hay algún problema en las juntas o las propias válvulas y no bajamos el fuego podemos tener un problema. Además, una vez alcanzada la presión máxima, si continúa el fuego al máximo lo único que estás haciendo es perder energía.

Abrir cuando haya bajado la presión

Nunca se debe abrir la olla antes de que la válvula baje o deje de girar, y es mejor esperar unos minutos después de que esto ocurra, para que se reduzca la temperatura del interior de la olla. Además, al abrir la olla es conveniente moverla un poco para eliminar las burbujas de aire que pueden quedar.

Muchos accidentes vienen por las prisas, cuando abrimos la olla con el contenido aún hirviendo: el liquido salta y nos puede provocar serias quemaduras.

 

Comparte esta noticia en tu red preferida
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Puede Interesarle...

36,230FansMe gusta
7,441SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!

Comparte esta noticia en tu red preferida