El 84% de las mujeres jóvenes que han participado en el proyecto Safer Cities Alcobendas ha declarado haber vivido acoso callejero

El 84% de las adolescentes y mujeres jóvenes que han participado en el proyecto Safer Cities Alcobendas ha declarado haber vivido acoso callejero. 9 de cada 10 experiencias que vivieron las mujeres jóvenes encuestadas fueron de acoso sexual sin contacto físico.


Estos son algunos de los datos del informe final de la iniciativa desarrollada por la Fundación Ciudad de Alcobendas y la ONG Plan International con la que, a través de las experiencias y la participación de las chicas, se busca transformar el municipio en una ciudad más segura, inclusiva, libre de violencia de género y de miedo para las más de 61.000 niñas, adolescentes y mujeres del municipio.

El proyecto Safer Cities ha recogido 342 experiencias en un mapa interactivo en el que adolescentes y mujeres jóvenes de Alcobendas han señalado zonas de la ciudad en las que han sentido seguridad inseguridad y han relatado por qué motivos se sintieron cómodas o en peligro.


Sensibilización y movilización juvenil

Además, se ha creado un grupo de discusión –Campeonas por el Cambio- en el que han participado niñas y jóvenes de 14 a 24 años y que ha liderado las acciones de sensibilización y movilización juvenil. También se han realizado entrevistas a 19 agentes sociales municipales: responsables políticos, técnicos de la Casa de la Mujer y de Imagina, profesores, agentes de policía, miembros de asociaciones y medios de comunicación.

El informe también incluye los resultados de la actividad de los paseos de seguridad o safety walks realizados por las jóvenes que integran el grupo de Campeonas del Cambio en los que ellas mismas actuaron como entrevistadoras con otras mujeres jóvenes de la ciudad que se encontraban en las calles y les preguntaron sobre su percepción de seguridad e inseguridad en el espacio público.

La mayoría de las jóvenes participantes en el estudio (9 de cada 10) relatan que han vivido episodios de acoso sin contacto físico, como miradas, persecuciones o comentarios no deseados. Cabe destacar que, de los hombres jóvenes participantes, 7 de cada 10 de las experiencias reportadas se refieren a robo, es decir, asalto de naturaleza no sexual.

El informe de Safer Cities Alcobendas concluye, por lo tanto, que “las mujeres jóvenes encuestadas se han visto más expuestas a situaciones de inseguridad por acoso sexual en espacios públicos, lo que apunta a una forma de discriminación y violencia por razón de género, mientras que los hombres han experimentado mayoritariamente otro tipo de asaltos de carácter no sexual”.

El estudio demuestra que el acoso callejero es un problema real que padecen las mujeres de Alcobendas. Es nuestra obligación, por lo tanto, seguir realizando acciones de sensibilización para acabar con esa percepción de inseguridad y tomar medidas prácticas en algunos espacios concretos para evitar que las jóvenes tengan miedo a pasear solas por las calles de nuestra ciudad”, ha señalado Rafa Sánchez Acera (PSOE), vicealcalde y presidente de la Fundación Ciudad de Alcobendas.

Los resultados de este informe, que se suman a los de la iniciativa global Safer Cities de Plan International, ponen en el centro las experiencias, las necesidades y las peticiones de las jóvenes. Las recomendaciones señalan los ámbitos de actuación que ellas consideran prioritarios para hacer de su ciudad un espacio más seguro e inclusivo donde puedan ser libres”, ha asegurado Begoña Solórzano, directora de Programas Nacionales de Plan International.


Por qué y dónde ocurre el acoso.-

La encuesta también indagaba en el motivo por el que las jóvenes creen que fueron acosadas. 6 de cada 10 (59%) de ellas identifican el género como el motivo del acoso recibido. Las mujeres jóvenes entienden que su género es la causa por la que sufren el acoso. Un 21% de ellas indicaba la edad, entendida aquí como que su juventud era el motivo por el que fueron acosadas

Con respecto a los lugares donde las jóvenes habían vivido esas situaciones de inseguridad y/o acoso, las situaciones de inseguridad recogidas en el mapa se dieron mayoritariamente “en la calle”, en un 55% de los casos, y en “parques y jardines” en un 31% de los casos.

En cuanto a quiénes les habían acosado, en el 53% de las experiencias las jóvenes señalan que se trataba de un hombre, y en el 47% los acosadores eran un grupo de hombres. Ante esta cifra de acoso en grupo, que casi alcanza la mitad de las experiencias de acoso reportadas, los agentes sociales del municipio aprecian un cambio de tendencia desde hace algunos años y muestran su preocupación por la normalización de un fenómeno que además tiene su réplica en las redes sociales.

Cómo son los lugares seguros.-

A la pregunta de la encuesta, “¿qué hace de un lugar un espacio seguro?”, el 34% de las mujeres jóvenes encuestadas consideran que “unas infraestructuras adecuadas” –iluminación, un buen diseño urbano y otras características del propio espacio-, seguido de la “policía y la vigilancia” (33%).
Para las jóvenes, hay aspectos que condicionan esa sensación de seguridad: la iluminación y, de manera especial, la presencia de gente. Las jóvenes apuntan a que un lugar que sea concurrido ofrece más seguridad. Igual que el “ambiente familiar”, en un 9% de los casos. La limpieza es importante en el 4% de las respuestas.

Además de las infraestructuras, la policía y la presencia de personas en las calles, en el grupo de discusión con jóvenes y en las entrevistas con personas expertas se otorga una relevancia especial a la educación como herramienta esencial para prevenir las situaciones de violencia por razón de género, también el acoso en el espacio público.

La encuesta también señala que el 97% de las jóvenes indican que no recibieron ayuda de testigos de la situación de acoso, y solamente el 3% sí la recibieron. De quienes no fueron asistidas por nadie, el 84% indican que esto fue así porque las personas no quisieron involucrarse, aunque fueron conscientes de la situación, lo que apunta a una necesidad de concienciación social sobre el acoso sexual para lograr una tolerancia cero a esta forma de discriminación y violencia.

Recomendaciones.-

Por último, el informe recoge una serie de recomendaciones que las jóvenes han hecho llegar a los responsables municipales, entre las que se incluyen:

  1. Desarrollar leyes y normas que aborden el acoso sexual en el espacio público como una forma violencia por razón de género.
  2. Diseñar ciudades desde el urbanismo inclusivo y feminista: para todos y todas.
  3. Apostar por la educación transformadora para eliminar los estereotipos y promover la igualdad.
  4. Aumentar y diversificar los recursos de atención a las adolescentes y jóvenes víctimas.
  5. Fomentar la participación de las chicas en el urbanismo y las políticas municipales.
  6. Difundir las iniciativas municipales para la prevención y la atención del acoso callejero, con campañas de medios y redes sociales accesibles y atractivas para los/as jóvenes.
  7. Reforzar la prevención, especialmente en los espacios que generan más inseguridad.
  8. Entender que el acoso sexual restringe la libertad de las mujeres jóvenes en el espacio público, físico y online, tiene consecuencias para su desarrollo y bienestar, y dificulta su participación.
Comparte esta noticia en tu red preferida
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Puede Interesarle...

36,230FansMe gusta
7,540SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!