El motor de una buena vida pasa por cuidar y mimar las emociones

Uno de los mayores estudios sociológicos de Harvard señala que las relaciones personales son el motor de una buena vida y apuesta por educar a niños y adultos para que sean emocionalmente más inteligentes.

vida

Robert Waldinger es un psicoanalista doctorado en psiquiatría por Harvard y también el director de uno de los mayores estudios sociológicos jamás realizados. Y según las conclusiones que obtuvo de sus estudios, la respuesta científica a la pregunta ¿Cuál es el secreto de una buena vida? apenas tiene nada que ver con lo que las corrientes filosóficas o los especialistas en salud han estado proclamando a lo largo de los siglos. Y es que la investigación del Dr. Waldinger apunta exclusivamente a nuestras relaciones personales.

El estudio, realizado durante más de 75 años en 724 voluntarios (a día de hoy solo quedan vivos 60), consistió en un extenso seguimiento de los participantes mediante chequeos de salud y encuestas periódicas sobre su familia y trabajo. ¿El objetivo? Encontrar lo que realmente hacía feliz y saludable a la gente.

Factores como el éxito profesional, la fama o la riqueza, cualidades que los participantes catalogaron como sus metas más importantes al inicio del estudio, no se pudieron relacionar con una vida más plena. En cambio, mantener el contacto con amigos y familiares sí se tradujo en mayores niveles de felicidad y salud.

Por si eso no fuera suficiente, en otra investigación reciente de la universidad de Carolina, también se ha vinculado la falta de relaciones sociales con las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Un problema a tener en cuenta considerando que en España uno de cada cuatro hogares está formado por una persona y hay en total 4,5 millones de habitantes en esta situación.

Calidad antes que cantidad

En la investigación del Dr. Waldinger aparece un matiz importante: en realidad no es tanto la cantidad de relaciones como la calidad de las mismas. Y es que otra de las conclusiones fue que vivir en un matrimonio conflictivo era peor que divorciarse o no tener pareja.

vida

Los beneficios de relacionarse satisfactoriamente no se limitaron al terreno físico. Las personas que habían vivido casadas y sin conflictos importantes como divorcios o separaciones traumáticas también obtuvieron mayores puntuaciones en los test de memoria. Estos hallazgos reafirman las conclusiones de un estudio de 2013 donde se apuntaba que vivir dentro de un matrimonio saludable era uno de los principales factores para evitar la demencia senil.

Así pues, el mayor predictor de la manera en que los participantes iban a envejecer fue la satisfacción con sus relaciones. Las personas que construyeron relaciones sociales y familiares sólidas envejecieron mucho más felices y saludables, por encima de las que hicieron más ejercicio o cuidaron mejor su alimentación.

La necesidad de una educación emocional

El estudio del Dr. Waldinger no está descubriendo nada nuevo. Es evidente que disfrutar de relaciones estrechas es bueno para el bienestar y la salud, pero no lo hacemos porque es un trabajo que exige dedicación constante. «Cuidar las relaciones es complicado y hacer el esfuerzo de ocuparnos de la familia o amigos no es nada glamuroso. Es un trabajo que nunca termina» apunta Waldinger.

vida

Evitar los conflictos que pueden afectar el futuro de una relación tampoco es fácil. Saber solucionar los malentendidos y desavenencias a medida que van apareciendo requiere de altos niveles de inteligencia emocional, y por eso se hace evidente la necesidad de trabajar estas competencias en aulas o programas para adultos.

Afortunadamente cada año aparecen más recursos formativos en los que se promueve el desarrollo de habilidades interpersonales, e incluso algunos proyectos nacionales como el portal habilidadsocial.com se dedican exclusivamente a la formación en habilidades socialespara personas con un déficit emocional.

Realizando una sencilla búsqueda puede constatarse también cómo esta necesidad empieza a ser tenida en cuenta por las universidades españolas, las cuales han empezado a ofrecer cursos formativos en comunicación emocional tanto para graduados como para el público general.

Sería deseable, por lo tanto, que en futuras reformas educativas se empezara a introducir un modelo basado en la formación en competencias sociales y emocionales como ya se está haciendo en países como Estados Unidos o Suecia.

Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell
Ángel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 34 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!