San Sebastián de los Reyes declara la guerra a las plagas: inversión triple contra ratas y mosquitos

San Sebastián de los Reyes intensifica su guerra contra las plagas urbanas con un innovador contrato que aumenta considerablemente los recursos económicos destinados a este fin. La nueva estrategia incluye la expansión del servicio a áreas residenciales y zonas industriales, con especial atención a especies como el mosquito tigre y la rata negra.

Un giro radical en la lucha contra las plagas

¿Cómo ha respondido San Sebastián de los Reyes al aumento de ratas en sus calles? En un movimiento audaz, la localidad ha decidido triplicar la inversión en su batalla contra las plagas urbanas. Este esfuerzo renovado se materializa en un contrato de prevención y control integrado de plagas que promete transformar el paisaje urbano, extendiendo sus servicios no solo a las calles de la ciudad, sino también a urbanizaciones y polígonos industriales.

Más allá de las ratas: una visión ampliada

La lucha se intensifica no solo contra las ratas, sino también contra otros visitantes no deseados. ¿Qué otras especies están en el punto de mira? La rata negra y el mosquito tigre, especies emergentes que representan nuevos desafíos para la salud pública, están ahora bajo vigilancia activa. Este enfoque ampliado demuestra un compromiso con la salud y el bienestar de la comunidad, ajustándose a las necesidades cambiantes del entorno urbano.

María Ordóñez, concejala de Promoción de la Salud / sobre el control de Plagas

Una inversión para el futuro

Con un presupuesto que asciende a 75.000 euros anuales, el nuevo contrato de San Sebastián de los Reyes marca un antes y un después en la gestión de plagas. Pero, ¿cómo se compara esta cifra con el pasado? Esta inversión triplicada no solo refleja la gravedad del problema, sino también la determinación del Ayuntamiento por ofrecer soluciones duraderas y eficaces.

La voz ciudadana: un factor clave

María Ordóñez, concejala de Promoción de la Salud, subraya la importancia de escuchar a la población. El Ayuntamiento priorizará las reclamaciones de los ciudadanos, asegurando que sus preocupaciones sean atendidas. Este enfoque participativo no solo mejora la eficacia del programa, sino que también fomenta una relación más estrecha entre el gobierno local y sus residentes.

Vida y desarrollo de la rata de alcantarilla

La rata de alcantarilla, también conocida como Rattus norvegicus, es una especie de roedor altamente adaptable que ha logrado colonizar casi todos los rincones del mundo, excepto las zonas árticas, glaciares y desiertos. Este éxito se debe a su extraordinaria capacidad para vivir tanto en entornos naturales como urbanos, aprovechando los recursos alimenticios que ofrecen los asentamientos humanos. Este roedor prefiere áreas húmedas y puede construir túneles o galerías para protegerse y reproducirse, formando grupos compuestos por una pareja y sus crías, o por un macho dominante y su harén.

La rata de alcantarilla es omnívora, con una dieta que varía desde insectos y pequeños mamíferos hasta desperdicios y basura en entornos urbanos, consumiendo diariamente hasta un tercio de su peso. Originaria del este asiático, la especie se ha expandido a Europa, Oceanía, África y América, adaptándose a una amplia gama de hábitats.

Su reproducción es notablemente rápida, alcanzando la madurez sexual a los 3 meses y teniendo de tres a seis camadas al año, con un periodo de gestación de unas tres semanas. Las hembras pueden parir entre 7 y 10 crías por camada, y en condiciones favorables, una pareja puede generar hasta 2.000 descendientes en un año. A pesar de ser vectores de enfermedades importantes y considerados plagas en muchos lugares, su población se mantiene estable sin amenazas directas significativas.

En comparación, la morfología de la rata de alcantarilla destaca por su tamaño, que puede variar de 200 a 500 gramos, y sus características físicas como un rabo más corto que el cuerpo y cabeza juntos, y orejas más pequeñas. Son animales de gran fuerza física, capaces de saltar 1 metro en vertical y caer desde más de 7 metros sin sufrir daños. Su esperanza de vida en cautiverio puede alcanzar hasta los 3 años, aunque raramente superan el año en su estado natural debido a la intervención humana, depredadores, enfermedades, canibalismo o estrés.

La rata gris demuestra un comportamiento social complejo, viviendo en colonias con jerarquías claramente definidas entre ratas dominantes y subordinadas. Prefieren la noche para buscar alimento y requieren un aporte diario de agua para sobrevivir, adaptándose a entornos húmedos y construyendo nidos con materiales mordisqueados para proporcionar confort a sus crías.

Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell
Ángel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 34 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!