Teleasistencia, ¿Cómo funciona y quién puede solicitarlo?

En los últimos años han aumentado los productos y servicios que se han desarrollado para mejorar la calidad de vida y atención a las personas en el día a día.

Algunos de ellos son, por ejemplo, la teleasistencia en Madrid, que podemos encontrar disponible 24 horas al día para atender cualquier emergencia que se pueda producir con nuestros mayores.


Si tienes pensado contratarla, aunque no sabes bien cómo puede ser su funcionamiento o cómo solicitar la teleasistencia, entonces continúa leyendo este artículo.

¿Qué es la teleasistencia?


Entendemos la teleasistencia como ese servicio que permite dar una atención completa e inmediata ante situaciones de emergencia. Ideal para aquellas personas mayores que desean continuar con su autonomía e independencia y que, al mismo tiempo, tengan tranquilidad y seguridad ante cualquier problema.


En caso de emergencia, la persona puede presionar un botón que tendrá en un colgante, pulsera o teléfono móvil y entonces un Centro de Atención se pondrá en contacto con la persona para dar una solución a su problema.

¿Cómo funciona la teleasistencia?


A continuación, te contamos cómo funciona el servicio de teleasistencia:

  • Este dispositivo funciona en la vida diaria de la persona para pulsarlo en caso de emergencia. Normalmente, es portátil y se conecta por un colgante o pulsera.
  • El usuario pulsa el botón de teleasistencia cuando se produce una emergencia.
  • El Centro de Atención de Llamadas del Servicio de Teleasistencia recibe el aviso de emergencia y se pone en contacto rápidamente para ofrecer asistencia. Preguntan sobre el estado de la persona para determinar qué ayuda es la que necesita.
  • Se avisa a familiares o contactos. Si es necesario, se puede movilizar un equipo de profesionales en sanidad para atender a la persona.

Beneficiarios del servicio de teleasistencia


Este servicio es útil para cualquier persona, aunque la mayoría de casos está dirigido a personas mayores de 65 o dependientes. En función de cada caso, se puede realizar diferentes tipos de gestiones:

  • Personas dependientes. Para ello es necesario realizar una evaluación del grado de dependencia, tener dicha situación reconocida o acreditación de que se necesita este servicio.
  • Ser una persona mayor que vive sola. Se puede solicitar en los Servicios Sociales de los Ayuntamientos para saber cómo contratarla o en el centro de salud.
  • Si no está en los grupos anteriores o no cumple los requisitos de la teleasistencia pública, se puede recurrir a la privada, que permite solicitarlo a cualquiera que lo pida.

Modalidades de Teleasistencia para personas mayores


Podemos encontrar diferentes tipos de teleasistencia según factores como el tipo de servicio, de accionamiento y de respuesta.
Según el tipo de servicio que ofrecen
Podemos encontrar la teleasistencia domiciliaria y la móvil:

Teleasistencia Domiciliaria
Consta de un pulsador con un terminal instalado, ya sea instalado en el domicilio o un dispositivo por control remoto.

  • Base central del servicio. Se coloca en casa, para garantizar que se pueda activar el botón de emergencia con sencillez. La desventaja que tiene es que, si la urgencia transcurre en otra estancia de la casa, podría tener problemas.
  • Colgante o pulsera. Consta de un pulsador rojo que la persona mayor lleva consigo en forma de colgante o pulsera. Aunque no permite una autonomía total, puesto que necesita una conexión constante con un dispositivo y la red telefónica de casa.


Teleasistencia Móvil

Es un sistema que se emplea fuera del domicilio sin interferencias. Proporciona autonomía al anciano, puesto que el funcionamiento no necesita conexión con un dispositivo base.

Modalidades según el tipo de accionamiento


Podemos encontrar casos donde los mayores no son capaces de activar por ellos mismos el botón SOS. En este caso, es necesario instalar un sistema que detecte actividades cotidianas que se dejan de hacer y activar la emergencia.

  • Sistemas activos. Es activado por el anciano por medio de un botón de emergencia o llamada al Centro de Atención. Son la teleasistencia domiciliaria, portátil (pulsera o colgante) y la móvil.
  • Sistemas pasivos. Funciona por medio de sensores y alarmas situadas en el domicilio. La alarma no es accionada por el mayor, sino que se activa sola cuando la actividad diaria se deja de realizar por un tiempo o cuando detectan una caída o golpe.
  • Sistemas semiactivos. Incluyen un servicio extra donde la central se pone en contacto con el usuario en determinadas horas para comprobar el estado del usuario, hacer un seguimiento tras una emergencia, avisar de citas médicas y tomas de medicamentos, etc.

En conclusión, los sistemas de teleasistencia son muy sencillos de usar y se pueden ajustar perfectamente a las necesidades de los usuarios y su situación, ya sea personas dependientes o mayores que viven solos para garantizarles una vida autónoma y tranquila

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!