Un incendiario no es un pirómano…

Este verano ha sido el verano de los graves y cuantiosos incendios forestales en España. Se ha hablado mucho al respecto de los autores de los mismos, de los pirómanos de los incendiarios, aunque no son «la misma cosa». Y tambie se ha hablado de endurecer las penas y otras soluciones para tajar esta lacra que esta acabando con la riqueza de nuestro país.

Informe de la Fiscalía de Medio Ambiente

La Fiscalía de Medio Ambiente ha realizado un informe con un perfil del responsable «medio» de los incendios forestales provocados en nuestro páis. Suelen ser personas de entre 36 y 46 años, con mal rendimiento escolar, sin pareja, que están en paro u ocupan puestos en sectores como la construcción o la administración. Suelen ayudar en las labores de extinción del incendio que han provocado si éste se produce al anochecer. Normalmente no conocen al propietario del terreno incendiado ni mantienen relación alguna con él. Durante su detención, se muestran asustados o nerviosos, y terminan por declararse responsables del fuego y del incendio. Si el incendio tiene lugar a la luz del día, prenden más de un foco. Normalmente estos pirómanos presentan problemas de salud y han estado en tratamiento psicológico o psiquiátrico.

Diferencia entre un pirómano y un incendiario:

La piromanía (del griego πυρός pyrós, «fuego») es un trastorno o enfermedad psicológica de trastorno del control de los impulsos, que produce un gran interés por el fuego, cómo producirlo y observarlo. La persona que padece piromanía recibe el nombre de pirómano. La sintomatología esencial es producir incendios de forma deliberada y consciente en más de una ocasión conllevando una importante tensión y activación afectivas antes del incendio con una gran liberación e intenso placer o alivio al encender el fuego, presenciarlo o al participar en sus consecuencias.Además el sujeto, denominado comúnmente piromaníaco o pirómano, suele sentir relajación, placer, interés, curiosidad y atracción por todo lo relacionado como pueden ser las estaciones de bombero.

El pirómano no debe ser confundido con el incendiario que es aquella persona que intencionadamente decide quemar una parcela de terreno un paraje u objetos (específicos o no) con ánimo de lucro o simplemente por hacer daño. Se deja llevar por el impacto mediatico que causan estas catastofres y es habitual que se produzca el efecto «imitación»

Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell
Ángel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 34 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!