Valdeolmos-Alalpardo estrena su red de senderos para ciclistas y caminantes con cuatro rutas balizadas para disfrutar del entorno natural

Las 4 rutas suman más de 34 Kilómetros balizados y señalizados y muestran los más bellos parajes naturales de este municipio. Dando a conocer la fauna y la flora que se mezclan entre el bosque mediterráneo y la estepa

El Ayuntamiento de Valdeolmos-Alalpardo estrena su red de senderos para ciclistas y caminantes con cuatro rutas balizadas para disfrutar del patrimonio natural de la localidad en la que se pueden recorrer un total de 34 kilómetros, observar la flora y la fauna local y seguirlo todo desde wikiloc.

Las rutas, balizadas y acompañadas de señales, paneles y mesas informativas indican el recorrido de cada una de las cuatro sendas, destacan, principalmente la fauna local como es la avutarda común, el águila imperial ibérica, el buitre negro o el conejo común entre otros. Además, en los paneles informativo existe un código QR que, al escanearlo, invita a ver el vídeo promocional con vistas aéreas y puntos destacados de las rutas.

Ruta 1. Alalpardo > Fuente el Saz > Alalpardo

La ruta nº 1 es la más corta y sencilla de todas con 6,9 km y sin apenas desnivel, que podemos realizar en 1 hora y 35 minutos. Parte desde Alalpardo por la vereda de Viana donde acompañamos al arroyo Paeque que se queda a nuestra izquierda. Una vez en Fuente el Saz, retornamos a Alalpardo por la Colada de Valdivares en una imperceptible subida entre campos de cereal.

El inicio de la ruta 1 se realiza a través de la calle Fuente Vieja de Alalpardo para adentrarse en la vereda de Viana, un camino que se dirige hacia Fuente el Saz y que durante unos cuantos kilómetros vamos acompañados en nuestro margen izquierdo por el arroyo Paeque, escoltado por un bosquete de ribera donde anidan y tienen su “zona de vuelo” diversas aves rapaces.

senderos valdeolmos Alalpardo

A nuestra derecha y al inicio del recorrido son los cerros de los Olivos y el de las Cabezas los que nos abrigan del viento
del norte. En sus laderas un humilde olivar que tal vez pudiera ser el heredero de los que hubiera en el siglo XIX según
deja constancia el “Diccionario Geográfico e Histórico de España” recogido en el libro “La Villa de Alalpardo a través
de su Historia” de Juan Ignacio Merino.

El camino sigue discurriendo hasta llegar a Fuente el Saz, donde giraremos en el mismo sentido que las agujas del reloj, para trazar el sentido de vuelta por las calles Cristóbal Colón y Avenida de Aragón, vía esta que ya se funde con la Colada y camino de Valdivares que en suave pendiente nos conducirá de nuevo a hacia la localidad de Alalpardo.

Este último trecho de camino al ser una colada tiene algo más de anchura que la vereda de Viana, aunque también es cierto que está algo más descarnado que el anterior por la arenisca que se deshace con las lluvias, al ser menos arcillosa que el camino de ida. En primavera los campos de grano y de Colza crean un espectáculo de color que merece la pena disfrutar.

senderos valdeolmos Alalpardo

Ruta 2: Valdeolmos > Alalpardo > Valdeolmos

La ruta nº 2 con sus 9,8 km y una duración media a pie de 2 horas 5 minutos es la segunda más larga de las cuatro rutas propuestas, y muestra la mejor dehesa de encinares que tiene el municipio en el paraje de Casas del Monte, donde en las primeras semanas de la primavera muestra su verdor de los campos de cereal, el camino continua retornando desde la Colada de Talamanca hacia Alalpardo llegando por el cementerio y volver a retomar camino hacia Valdeolmos por los parajes de la Sotana.

La ruta nº 2 de las cuatro que componen los caminos elegidos, parte de Valdeolmos, aunque se puede arrancar también desde Alalpardo.

La misma une las dos localidades en una ruta circular de más de 9 kilómetros que aborda uno de los paisajes
más llamativos con la espectacular dehesa de encinas y campos de cereal de Casas del Monte que al inicio de la primavera muestra su verde esplendor en un paraje que a vista de pájaro es autentico ganador.

Partimos de los últimos chalés de la Calle del Monte para adentrarnos en el camino del mismo nombre y que acompaña durante unos metros al arroyo de El Casar que luego cruzamos para dejarlo a nuestra derecha subiendo ya hacia las “Casas del Monte” donde nos cruzamos con el camino Viejo de Madrid. A partir de aquí el trayecto entra en un magnífico encinar, reducto de cómo debía ser el paisaje hace bastantes siglos.

El camino continúa de vuelta hacia Alalpardo y Valdeolmos por la Colada de Talamanca rumbo sur en una llanura a la que acompaña la visión del cerro de El Gallinero, llegamos a Alalpardo por su cementerio. Aquí el camino hacia Valdeolmos sube por los parajes de La Sotana y El Prado para girar a derecha en el cruce de la Senda del Molino hasta llegar al cruce con la carretera M-123.

Ruta 3. Valdeolmos – Alperpe – Horcamachos – Valdeolmos

La ruta nº 3 en parte muy desconocida para muchos vecinos nos muestra en buena parte de su recorrido una de las mejores muestras de bosque mediterráneo de esta zona y uno de los refugios del Águila Imperial Ibérica. En 7, 1 km y aproximadamente 1 hora y 40 minutos a pie subimos por la Colada Alperpe hasta el mirador de uno de los cerros testigos del paraje de Horcamachos donde tenemos las mejores vistas del municipio para luego regresar a Valdeolmos por la colada de Serracines.

La ruta número 3 nos lleva desde la propia plaza de toros de Valdeolmos en un trayecto circular durante 7 kilómetros por uno de los parajes más bellos del municipio. El entorno de la subida al “Puntal de Horcamachos” constituye uno de los ejemplos de bosque mediterráneos mejor conservados de esta comarca. También es la zona de campeo de un icono de la fauna ibérica: el Águila Imperial.

senderos valdeolmos Alalpardo


El recorrido cruza el arroyo Calderón por la colada del Alperpe, dejando su cauce y el bosque de ribera que lo acompaña a nuestra izquierda según caminamos para adentrarnos poco a poco en la pendiente que sube entre encinas, sotobosque y flores hasta la cumbre de la ruta y mirador de numerosas vistas. Si te asomas: a un lado tienes la urbanización de Jardín de Serracines y la localidad de Ribatejada con buena parte del valle del río Torote, y si te das la
vuelta en los días claros podrás ver gran parte de la zona norte de Madrid y sus localidades. Desde este punto el trazado gira para dar la vuelta en sentido sur, recorriendo un tramo de la Cañada Real Galiana por la cornisa que separa las cuencas de Torote y el Arroyo Calderón.

A la altura del cruce con la colada de Serracines llegamos a una nave de ganado donde giramos a la derecha para bajar
en una suave pendiente entre campos de trigo y cebada hasta llegar al propio cruce con el arroyo Calderón, ya a escasos metros de las pistas deportivas de Valdeolmos.

Ruta 4. Alalpardo >Altos de Valvieja > Alalpardo

La ruta nº4 es la más larga de esta red, con casi 10 km y una duración a pie de 2 horas 15 minutos, es tal vez una de las más queridas y conocidas por los vecinos de Alalpardo, ya que en parte de su recorrido se celebra la popular carrera de “El Serrucho”

En realidad los nombres verdaderos de estos parajes son los altos de valvieja y Sta María que constituyen un balcón privilegiado al valle del Torote, un buen lugar desde donde observar los ejemplares de buitre negro, milanos reales y más. La primavera es su culmen.

Esta ruta es la más larga de las 4, sumando casi 10 km por un recorrido que reúne casi de todo: subidas y bajadas para dar caña a las piernas, un paisaje cambiante según se va progresando y la oportunidad de observar lo mejor de la fauna de la zona.
Salimos de Alalpardo desde la calle de Alcalá rumbo a abandonar la localidad por la Colada del mismo nombre, camino histórico que ha unido desde tiempos remotos Alcalá con Talamanca.

senderos valdeolmos Alalpardo


Según subimos dejando atrás una vieja olmeda, nos incorporamos a la colada de Daganzo, también llamada “Camino del Monte” aquí el trazado está repleto de cantos de costosa ciclabilidad que además suele encharcarse los días de lluvia a la altura del paraje llamado “La Vaguada” debemos girar a la izquierda subiendo hasta la zona más bella e interesante de esta ruta: el transcurso por los altos de Valvieja es un espectáculo en primavera pues a los bosquetes de encinas se suma el tapizado de flores de las laderas que bajan deslizándose hacia el valle del Torote, los buitres negros sobrevuelan a los despistados caminantes y el sinuoso trazado hace el resto hasta llegar al alto de Santa Maria.
A partir de aquí otro giro más a la izquierda camino de vuelta hacia Alalpardo por la colada de Torote.

Comparte esta noticia en tu red preferida
Angel Sánchez Carbonell
Angel Sánchez Carbonell - Director de Crónica Norte. Desde hace 32 años dedicado profesionalmente a la información y entretenimiento (TVE, Onda Cero, Tele Cinco, COPE...) Pero ante todo: un enamorado de la geografía de la península Ibérica. Montañero y aficionado a la gastronomía y la enología. Cuando la vida me lo permite señalizo caminos naturales como Técnico de Senderos de la Escuela Española de Alta Montaña. (EEAM) Pero sobre todo me pierdo por ellos...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
36,230FansMe gusta
7,565SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!