Así protege la cafeína contra enfermedades cardiovasculares relacionadas con el colesterol según una universidad canadiense

Los amantes del café y el té pueden disfrutar de su cafeína, ya que los científicos de la Universidad McMaster, Canadá, han identificado cómo la cafeína puede ayudar a combatir las enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores dicen que solo dos o tres tazas de café de tamaño promedio por día contienen suficiente cafeína para desencadenar un efecto cascada, lo que reduce los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol «malo». Los niveles altos de colesterol LDL en el torrente sanguíneo están asociados con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Aumenta la capacidad del hígado para eliminar el exceso de colesterol «malo»

El autor principal, Richard Austin, dijo que el consumo regular de cafeína está relacionado con la reducción de los niveles sanguíneos de la proteína PCSK9, que aumenta la capacidad del hígado para eliminar el exceso de colesterol LDL del torrente sanguíneo.

Los bebedores de café y té tienen otra importante razón de salud para regocijarse, menos el azúcar”, dijo Austin, profesor del departamento de medicina de McMaster y miembro del Centro Hamilton para la Investigación del Riñón en el Instituto de Investigación de St. Joe’s Hamilton.

«Estos hallazgos ahora proporcionan el mecanismo subyacente por el cual la cafeína y sus derivados pueden mitigar los niveles de PCSK9 en la sangre y, por lo tanto, reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular«.

Efecto dominó molecular

La cafeína y sus derivados también pueden bloquear la activación de una proteína llamada SREBP2, que a su vez reduce los niveles de PCSK9 en el torrente sanguíneo.

Dado que SREBP2 está implicado en una serie de enfermedades cardiometabólicas, como la diabetes y la enfermedad del hígado graso, mitigar su función tiene implicaciones de gran alcance”, dijo Austin.

Este efecto dominó molecular es similar a otro fenómeno descrito previamente por Austin y el coautor del estudio, Paul Lebeau. En 2020, descubrieron cómo una variante genética rara en el gen PCSK9 que reduce su liberación del hígado condujo a niveles más bajos de colesterol y una vida más larga para quienes lo portan.

cafeína

Reducción del riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular

Austin dijo que estudios recientes a nivel de población han demostrado que los bebedores de café y té tienen un riesgo reducido de muerte por enfermedad cardiovascular, pero una explicación bioquímica de este fenómeno ha eludido previamente a los investigadores.

Estos hallazgos tienen implicaciones de amplio alcance, ya que conectan este compuesto biológicamente activo y ampliamente consumido con el metabolismo del colesterol a nivel molecular”, dijo el coautor del estudio Guillaume Paré, profesor en el departamento de patología y medicina molecular de McMaster.

Este descubrimiento fue completamente inesperado y muestra que los alimentos y bebidas comunes tienen efectos mucho más complejos de lo que pensamos”.

Junto con el coautor y químico médico Jakob Magolan, el equipo ha desarrollado nuevos derivados de la cafeína que reducen de manera potente los niveles de PCSK9 en la sangre, lo que podría conducir a nuevos tratamientos para el colesterol LDL.

Estamos entusiasmados de buscar esta nueva clase de medicamentos, o nutracéuticos, para el posible tratamiento y prevención de enfermedades cardiovasculares”, dijo Magolan, profesor asociado en el departamento de bioquímica y ciencias biomédicas de McMaster.

Beneficios adicionales para la salud de la cafeína

Los investigadores también están explorando beneficios adicionales para la salud de la cafeína y sus derivados más allá de los observados en el presente estudio.

Es emocionante ver otro posible beneficio clínico de la cafeína”, dijo Mark Tarnopolsky, jefe de división de trastornos neuromusculares y neurometabólicos del departamento de pediatría de McMaster.

El estudio fue codirigido por Austin y Lebeau, del Centro Hamilton para la Investigación del Riñón en el Instituto de Investigación de St. Joe’s Hamilton.

El equipo de Austin y Lebeau incluyó investigadores de varios departamentos de la Universidad McMaster, así como del Instituto Cardiovascular Libin de Alberta en la Universidad de Calgary y el Instituto de Investigación Clínica de Montreal, afiliado a la Universidad de Montreal.

Comparte esta noticia en tu red preferida
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Puede Interesarle...

36,230FansMe gusta
7,524SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!