¿Conoces el proceso de fabricación de una lata de cerveza? Aquí te lo explicamos

A principios de los años 80 se popularizó el uso del aluminio y acero para crear latas que contuvieran tanto líquidos como alimentos sólidos en conserva. A día de hoy es bastante común beber refrescos o cerveza de estos cilindros de aluminio. Lo que pocos se plantean es su sostenibilidad y su fabricación.

En un principio las latas fueron selladas con soldadura de plomo, material de alta toxicidad. Aunque actualmente se sellan de manera hermética deformando el metal.

Sus propiedades para conservar las sustancias en su interior son muy altas, en el caso de los alimentos, con algún tipo de conservante permite alargar la vida de su contenido en gran medida, se enfrían rápidamente, protegen de la luz, lo cual para los líquidos es bastante positivo y no pueden abrirse sin que se aprecie que ha sido manipulada.

Se fabrican en cadenas de producción manipuladas por máquinas y brazos mecánicos. En total hay unas siete fases diferentes: las latas de aluminio llegan básicamente con su forma y diseño ya preparado pero sin tapa. Se presentan, limpian, rellenan, cierran y vuelven a limpiar; de ahí pasan a las comprobaciones y luego se empaquetan para el envío.

latas cerveza

Una de las partes importantes del proceso es la limpieza de las latas mediante CO2 que se echa de abajo arriba para eliminar posibles bacterias, además protege la lata y preserva el sabor de la cerveza. Seguidamente, en la cadena de montaje, las latas se llenan de cerveza hasta que el líquido toca un sensor que indica que la lata ya está llena. Tras este proceso, un brazo mecánico deja caer las tapas sobre las latas y otro, de manera giratoria, une la tapa con la lata.

Por último, las latas se rocían con agua y aire para terminar de limpiarlas y secarlas, de manera que cualquier partícula de polvo o similares queda eliminada. Tras esto, un operario pasa el control de calidad de las latas y están listas para su venta y consumo.

Los trucos de las latas

Además del ingenioso sistema para cerrarlas que consiste en poner la tapa y luego se cose alrededor, hay otros dos procesos interesantes. Por un lado cuando se están enviando a rellenar se hacen pasar por una rampa que las hace girar mientras se rocían con agua en spray, lo que permite limpiarlas por dentro y secarlas. Por otro lado el rellenado se hace de abajo a arriba con un tubo especial y un sensor que detecta la cantidad exacta, lo que evita problemas con la espuma típica que produce la cerveza al verterse.

Reciclaje

Las latas contienen un porcentaje de plástico que permite la impermeabilidad de la lata sin que se oxide entre otras propiedades. De manera que, por sus componentes y el hecho de que se utilicen como envases, deben reciclarse en el contenedor amarillo.

Comparte esta noticia en tu red preferida
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
36,230FansMe gusta
7,563SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!