Cerca de 51.000 niños y adolescentes crecen en situación de acogimiento en España

Aumenta un 6% el número de niñas, niños y adolescentes en acogimiento en España

Más de 51.200 niños, niñas y adolescentes crecen en acogimiento en nuestro país. Una cifra que se ha incrementado en un 6 % con respecto al año anterior, en el que había 48.357. Son datos del último Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia y la adolescencia, del Ministerio de Derechos Sociales, elaborado con información de 2022.

Incremento del número de niños, niñas y adolescentes en acogimiento residencial

Según explica Aldeas Infantiles SOS, dicho aumento se debe, en concreto, al incremento del número de niños, niñas y adolescentes en acogimiento residencial, que ha crecido un 5,5 % y al de los casos que se encuentran en estudio y tienen una medida de apoyo previa a dictarse la medida protectora más adecuada, un 12 % superior al año previo, alcanzando los 17.008.

El acogimiento familiar predomina sobre el residencial

El acogimiento familiar (52 %) predomina sobre el residencial (48 %), registrándose 18.177 acogimientos familiares, que descienden un 1,5 % respecto al año anterior, y 17.061 acogimientos residenciales.

Si nos centramos en los acogimientos familiares según el tipo de familia, se mantiene el predominio de las familias extensas (59 %) sobre las familias ajenas, con 10.812 y 7.365 casos respectivamente. En lo referente a la modalidad, los acogimientos permanentes (61 %) son los mayoritarios.

En el acogimiento familiar, el reparto por edad es más equitativo que en el residencial: un 18% tiene entre 0 y 3 años; un 14% entre 4 y 6; un 23% entre 7 y 11; un 25% entre 12 y 14; y un 20% entre 15 y 17. También hay una distribución equitativa en cuanto al sexo en todas las edades.

Aldeas Infantiles SOS valora positivamente que los acogimientos familiares sean mayoritarios

Aldeas Infantiles SOS valora positivamente que los acogimientos familiares sean mayoritarios y, dentro de estos, continúen predominando las familias extensas. “Se cumple así lo estipulado en la Ley del Menor, que señala que, ante la retirada de la tutela de un niño o niña de sus padres, la primera medida de cuidado alternativo recomendada es el acogimiento familiar y, si es posible, en familia extensa, es decir, en aquellas familias que tienen un vínculo de parentesco con el niño o niña“, explican desde la organización.

Aumenta el acogimiento residencial

El número de niños, niñas y adolescentes en acogimiento residencial ha aumentado un 5,5 %. Como en años anteriores, las diferencias por sexo son más notables en esta modalidad de acogimiento que en la familiar, con un predominio de niños y adolescentes de sexo masculino (64%) en todos los grupos etarios: 10.971 frente a 6.090 de sexo femenino. La mayor diferencia es la registrada en el grupo de 15-17 años, aunque el número de niñas en acogimiento residencial ha aumentado en todos los grupos de edad en lo que parece ser una tendencia continuista.

El reparto por edad también es menos equitativo en el acogimiento residencial: un 6% son niños y niñas de entre 0 y 6 años; un 11% de entre 7 y 10; un 25% de entre 11 y 14; y un 58% de entre 15 y 17 años. En este sentido, según explican fuentes de Aldeas Infantiles SOS, llaman la atención dos aspectos: “El primero, el relativo a las edades más tempranas, ya que la Ley de Protección Jurídica del Menor establece que todos los menores de tres años deberán acceder a un acogimiento familiar y que para aquellos menores de 6 se priorizará también esta modalidad; sin embargo, 557 niños y niñas de 0 a 3 años y 529 de 4 a 6 permanecieron en la modalidad de acogimiento residencial“. El segundo aspecto que llama la atención es que el 58 % de los acogimientos residenciales corresponden a chicos y chicas de entre 15 y 17 años.

En relación a las bajas del sistema de protección, destaca el bajo porcentaje de aquellas motivadas por la reintegración de los niños y las niñas con sus familias biológicas, que es de un 11 % en el caso de los acogimientos familiares y de un 15 % en el de los residenciales. El resto de las bajas responden a la mayoría de edad o al paso a otras modalidades de acogimiento. En 2022, fueron 4.366 los chicos y las chicas que salieron del sistema de protección por mayoría de edad

En relación al total de niños y niñas migrantes no acompañados, este asciende a 5.868 y el 95% de ellos está bajo una medida de acogimiento residencial. Suponen el 33% del total de los niños y niñas en acogimiento residencial (con un total de 5.557) y tan solo el 2% de los acogimientos familiares (311). El 88 % son de sexo masculino (5.184) y el 12 % femenino (684).

No hay datos sobre los grupos de hermanos en acogimiento

Un año más, el Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia y la adolescencia no ofrece información sobre los grupos de hermanos y hermanas que crecen en acogimiento y sobre cuántos de ellos lo hacen separados.

La organización recuerda que en cualquier decisión vinculada con la pérdida del cuidado parental debe prevalecer la no separación de hermanos, y que es un principio recogido en la Ley de Protección Jurídica del Menor, la Convención sobre los Derechos del Niño y las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños. Estas últimas hacen hincapié en que la falta de capacidad o de opciones adecuadas para la ubicación de hermanos en el sistema de protección no justifica su separación y advierten de que esta solo puede considerarse aceptable cuando existan razones convincentes que demuestren que mantenerlos juntos va en contra de su interés superior. Por eso, Aldeas Infantiles SOS reclama que se priorice que los hermanos en acogimiento permanenzcan juntos y que se destinen  mayores recursos financieros y humanos para facilitar su convivencia y para favorecer las relaciones fraternales.

“La separación de los niños, niñas y adolescentes de sus familias impacta en el desarrollo de su identidad y en su autoestima, pudiendo provocarles una sensación de desarraigo; por ello, es fundamental que permanezcan junto a sus hermanos y hermanas, lo cual supone un soporte esencial para superar el trauma de la separación, recuperar la confianza, la estabilidad emocional y favorecer su bienestar”, explican desde la organización. 

Aldeas demanda más inversión en políticas preventivas

Ante el incremento de niños, niñas y adolescentes en el sistema de protección, la organización de atención directa a la infancia reclama un aumento de la inversión en las políticas de prevención para apoyar y fortalecer a las familias vulnerables, evitando así la separación de padres e hijos.

«Es esencial implementar medidas que nos permitan intervenir a tiempo y prevenir que las situaciones de riesgo se conviertan en casos de desamparo. Un mayor esfuerzo preventivo reduciría el número de niños y niñas bajo la tutela de las Administraciones Públicas, disminuiría el gasto público y evitaría a los niños el trauma de la separación familiar», señalan.

La propia organización ha incrementado de manera considerable en nuestro país, a lo largo de los últimos años, sus programas de fortalecimiento familiar, hasta contar con 31 Centros de Día, nueve Programas de Familias y cinco Centros de Educación Infantil, entre otros. Gracias a este trabajo preventivo, en 2023 pudo apoyar a 24.836 niños, niñas y jóvenes, y a 2.973 familias.

Aldeas Infantiles SOS ofreció en 2023 un entorno familiar protector a 1.320 niños, niñas y adolescentes que crecían privados del cuidado parental en España: 435 en sus programas de acogimiento residencial; 778 en sus programas de acogimiento familiar, 52 en sus residencias de jóvenes, 48 en sus programas de primera acogida y valoración y siete en sus programas especiales. Además, Aldeas ha acompañado en el último año, más allá de su mayoría de edad, a 1.388 jóvenes que han salido del sistema de protección, una labor que continúa hasta su plena integración en la sociedad.

Sobre Aldeas Infantiles SOS

Aldeas Infantiles SOS está presente en España desde 1967. Forma parte de una Federación Internacional fundada en 1949 en Austria, con presencia en 138 países (SOS Children’s Villages). En 2016 fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia. Su misión es atender a niños, niñas y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, impulsando su desarrollo y autonomía mediante el acogimiento en entornos familiares protectores y el fortalecimiento de sus redes familiares, sociales y comunitarias. Trabaja para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos; protege a los niños y niñas que se han visto privados del cuidado parental, a los que brinda un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados, y acompaña a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.

Paula de Marcos Aragón
Paula de Marcos Aragónhttps://www.cronicanorte.es
Paula de Marcos Aragón, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Algete. Es redactora en Crónica Norte desde 2021. Aficionada a la fotografía y a los reportajes y documentales de periodismo de investigación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!