Un nuevo tejido acústico ayudará a las personas con dificultad auditiva a detectar la procedencia de los sonidos

Los autores del estudio prevén que el nuevo material podrá usarse en diversas aplicaciones, como la seguridad, la ayuda a la escucha en personas con audífonos o la monitorización de personas con afecciones cardíacas y respiratorias

¿Tienes problemas de audición? Solo tienes que ponerte esta camisa. Esa es la idea detrás de un nuevo tejido acústico desarrollado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) con colaboradores de la Escuela de Diseño de Rhode Island (RISD).

Los autores del estudio, publicado en Nature, prevén que el nuevo material podrá usarse en diversas aplicaciones, como la seguridad (para detectar de dónde procede un disparo, por ejemplo), la ayuda a la escucha en personas con audífonos o la monitorización de personas con afecciones cardíacas y respiratorias.

El equipo liderado por Yoel Fink, profesor de investigación de materiales en el MIT, ha diseñado un tejido que funciona como un micrófono sensible e imita la compleja estructura del oído, en la que las vibraciones creadas por el sonido viajan hasta la cóclea donde se convierten en señales eléctricas.

El diseño consiste en una fibra eléctrica especializada —conocida como fibra piezoeléctrica— que se teje en hilos de tela y puede convertir las ondas de presión a frecuencias audibles en vibraciones mecánicas. A continuación, la fibra es capaz de transformar estas vibraciones mecánicas en señales eléctricas, de forma análoga al proceso que se produce en la cóclea.

Solo se necesita una pequeña cantidad de la fibra piezoeléctrica especializada para que el tejido sea acústicamente sensible: con una sola fibra se pueden generar decenas de metros cuadrados de micrófono de tela, que es capaz de detectar señales sonoras débiles, como el habla humana, explican los investigadores.

Tres aplicaciones principales

En este sentido, el nuevo textil se ha demostrado con tres aplicaciones principales: detectar la dirección de la que procede un sonido de palmas; facilitar la comunicación bidireccional entre dos individuos, cada uno de los cuales lleva puesto el tejido acústico; y monitorizar el corazón cuando el tejido toca la piel.

Las premisas de la investigación eran la creación de un tejido auditivo suave, duradero, cómodo y capaz de detectar el sonido. Un textil así tendría que incorporar fibras rígidas (llamadas de ‘módulo alto’) para convertir eficazmente las ondas sonoras en vibraciones. Además, el equipo tuvo que diseñar una fibra que se pudiera doblar con el tejido y producir una salida eléctrica en el proceso.

Comparte esta noticia en tu red preferida
Paula de Marcos Aragónhttps://www.cronicanorte.es
Paula de Marcos Aragón, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Algete. Es redactora en prácticas en Crónica Norte desde 2021. Aficionada a la fotografía y a los reportajes y documentales de periodismo de investigación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Puede Interesarle...

36,230FansMe gusta
7,542SeguidoresSeguir
3,898SuscriptoresSuscribirte
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!