Consejos para recompensar a tu perro con comida

Educar a un perro nunca es fácil, aunque existen diversos trucos para que tu mascota haga caso a tus indicaciones. Un gran ejemplo, y el más utilizado, es la comida. Recompensar a tu perro con pollo cocido, queso o trozos de salchicha resulta eficaz, y a la vez, agradable para nuestros canes.

© Miles Cave
© Miles Cave

La comida es la herramienta que mejor funciona a la hora de educar a un perro. Los premios comestibles, bien utilizados, pueden ayudarnos a que no tire de la correa durante los paseos, acuda a nuestra llamada en el parque e, incluso, se relaje y se sienta tranquilo. Pero, ¿qué tipo de comida es la adecuada?

  • Educa a tu perro con premios de comida muy sabrosa: es importante encontrar una comida que resulte muy sabrosa, es decir, debe ser más atractivo de lo que pueda mover al perro a escaparse, tirar de la correa o cualquier fechoría.
  • Una comida poco familiar: los premios de comida deben ser una recompensa para el perro, nunca un soborno. Por ello, la clave es elegir una comida que sea poco familiar para el perro. De esta forma, lograremos que la recompensa sea más atractiva. Por ejemplo: trozos de salchicha que puedan comer sin masticar, trozos de pollo o queso. Hay que tener en cuenta que cuando nuestra mascota se acostumbre al alimento de sus lecciones, este dejará de ser tan efectivo y habrá que cambiar.
  • Dale alimentos relajantes: normalmente uno de los objetivos en el aprendizaje de un perro es que se relaje y sepa mantenerse tranquilo tanto dentro como fuera de casa. Por eso se debe tener en cuenta que algunos alimentos implican una importante ayuda. La comida alta en proteínas ayuda a la química cerebral del can a relajarse y provoca sensación de tranquilidad.
  • Tamaño del premio comestible: los premios deben estar ya preparados y cortados. El tamaño orientativo es la mitad de nuestro pulgar.
  • Protege la comida: los expertos recomiendan llevar la comida en un recipiente cerrado, que no deje escapar los aromas del premio y así el perro no lo huela.
  • Al finalizar el aprendizaje: una vez que el perro aprende, no conviene eliminar por completo las recompensas comestibles: los recordatorios servirán para reforzar el aprendizaje.

Además, el alimento debe ir acompañado de caricias para el perro, así como por palabras de ánimo, aunque se sienten más motivados con el contacto físico que con las alabanzas vocales, según un estudio de la Universidad de Florida (EE.UU.).

[calameo code=00000211765057280ae6d width=640 height=380]

Aurora Cancela Pérez
Aurora Cancela Pérezhttps://www.cronicanorte.es
Aurora Cancela Pérez, periodista, licenciada en Ciencias de la Información y vecina de Colmenar Viejo. Es redactora en Crónica Norte desde 2017. Apasionada de la información local y los viajes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
40,069FansMe gusta
7,865SeguidoresSeguir
40,069SuscriptoresSuscribirte

Puede Interesarle...

pronto descubrirás aquí algo nuevo...!!!